Del lat. membrana. f. Biol. Anat. y Zool. Anat. Bot. Fís.

Piel delgada o túnica a modo de pergamino. Lámina muy delgada de una sustancia. En biología, material laminado que cubre, conecta o encierra las células y sus organelas, los propios órganos y otras estructuras. Consisten en lípidos polarizados, predominantemente los fosfolípidos lecitina y cefalina, y proteínas. Los lípidos forman una doble capa (bicapa lipídica) con moléculas proteicas en su interior. Son permeables al agua y a sustancias solubles en grasas, pero impermeables a sustancias polarizadas, como son los azúcares. El movimiento de iones a través de la membrana tiene lugar gracias a procesos mediados por transportadores, incluyendo el transporte activo y la difusión facilitada. En anatomía y zoología, capa delgada, elástica, de tejido, que cubre algún órgano, tapiza una cavidad, se extiende entre órganos diversos o sirve para secretar ciertos fluidos. Se clasifican principalmente por su situación anatómica o su función. En anatomía, túnica fina de tejido que tapiza una cavidad. En botánica, lámina o capa muy sutil, blanda, flexible, de tejido vegetal, y por extensión, cualquier estrato de tal condición aunque sea de naturaleza anhista. En física, placa o lámina de pequeño espesor, generalmente flexible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.