De homeo- y el gr. στάσις, f. Biol. Fisiol. Med.

El conjunto de fenómenos de autorregulación, que conducen al mantenimiento de la constancia en la composición y propiedades del medio interno de un organismo. Se aplica a la autorregulación de la constancia de las propiedades de otros sistemas influidos por agentes exteriores. En fisiología, el principio general de regulación de los organismos vivos por el que tienden a estabilizar sus diversas constantes fisiológicas. Se aplica a la tendencia de los organismos vivos a estabilizar sus diversas constantes fisiológicas: ver cibernética. En medicina, el estado de equilibrio entre todos los sistemas del cuerpo que el cuerpo necesita para sobrevivir y funcionar correctamente. En la homeostasis, las concentraciones de ácido en el cuerpo, la presión arterial, el azúcar en la sangre, los electrolitos, la energía, las hormonas, el oxígeno, las proteínas y la temperatura se ajustan constantemente para responder a los cambios en el interior y el exterior del cuerpo. De esa manera, todos los sistemas se mantienen en un nivel normal.