En botánica, nombre aplicado a la flor y fruto caídos antes de tiempo, o marchitos prematuramente, por el calor excesivo.