Del lat. abhorrescĕre, tr. Zool.

Tener aversión o rechazo. Dícese de las aves cuando abandonan para siempre un ave el nido, los huevos o las crías (aburrir).