El trastorno en el que un embrión o feto inmaduro muerto no sale del útero hasta 2 o más meses después. El útero disminuye de tamaño y desaparecen los síntomas de embarazo; pueden aparecer infecciones y trastornos de la coagulación en la sangre materna.