Med.

La interrupción del embarazo después de la vigésima semana de gestación, pero antes de que el feto se haya desarrollado lo suficiente como para vivir fuera del útero.