Med.

El desprendimiento de la placenta implantada en posición normal en un embarazo de la menos 20 semanas, o durante el parto antes del nacimiento del feto. Se produce aproximadamente en uno de cada 200 nacimientos, y, dado que con frecuencia da lugar a una hemorragia grave, es una causa importante de mortalidad materna y fetal. En los casos graves se produce un estado de shock y sobreviene la muerte en unos minutos: debe practicarse de inmediato una cesárea. Si el embarazo está casi a término se puede permitir el parto o bien provocar su inducción mediante amniotomía. Si el embarazo es prematuro se puede permitir que continúe siempre que la madre mantenga reposo absoluto en cama, y bajo cuidadosa vigilancia médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.