Es un líquido incoloro o amarillento con el penetrante y acre olor del alcanfor, correspondiente a la combinación de una docena de productos químicos orgánicos, como los terpenos, el safrol y acetaldehído extraídos del alcanfor (una planta laurácea); se utiliza principalmente como linimento, contrairritante y rubefaciente.