El ácido aminolevulínico1 es un precursor alifático del hemo, puede ser detectado en la orina de algunos pacientes con porfiria, hepatopatías y saturnismo.
El ácido aminolevulínico2 es un fármaco fotoquimioterápico que se prescribe para el tratamiento de la queratosis actínica no hiperqueratósica de la cara y el cuero cabelludo.