Med.

Es la capacidad que tiene el tejido nervioso para ajustarse a una fuente y una intensidad de estímulos constante, de forma que se requiere un cambio de la intensidad o la duración del estímulo para que se desencadene una respuesta más allá de la reacción inicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.