Del lat. accommodatĭo, -ōnis, f. Anat. Biol. Sociol. Bot.

Acción y efecto de acomodar o acomodarse. Se aplica a la adaptación del ojo para mantener sin alteración el enfoque del objeto que se mira al variar la distancia o la luz (acomodación ocular o acomodación visual). En biología, la adaptación que permite a un organismo soportar sin peligro la modificación de su medio. Se aplica al efecto producido sobre órganos de los sentidos por una estimulación continua e invariable, de modo que al final no se experimenta ninguna sensación (compara con habituación). Según la teoría de Piaget, es el mecanismo por el cual un niño pasa de un estadio al siguiente. En sociología, proceso social, análogo a la adaptación biológica, por el cual una sociedad o individuo se acomoda a su ambiente. Se aplica al proceso social, a veces reforzado por vínculo deportivo, donde distintos grupos político o grupo social se acomodan uno a otro y coexisten sin que por ello resuelvan necesariamente sus diferencias. En botánica, el estado de una planta que presenta modificación somática o modificación fisiológica, como adaptación al medio o como consecuencia del cambio de medio, modificación que no se transmite por herencia; es el caso de una planta de llanura cultivada en el piso alpino (compara con carácter adquirido) (J. H. y S.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.