Es una técnica para acoplar la ventana del cristal de un contador de centelleo a la de un tubo fotomultiplicador para que la pérdida de luz transmitida desde el primero al segundo sea la mínima.