De acro- y σαρκος, m. Bot.

Nombre dado por Desvaux a una baya procedente de un ovario ínfero coronada por el cáliz persistente, como la del grosellero (Baillon, Dict. Bot.).