Med.

Se aplica a la capacidad inherente de una sustancia, como puede ser un fármaco o una toxina, para alterar una o más funciones químicas o fisiológicas de una célula, tejido, órgano u organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.