La existencia real, por oposición a esencia, es la realidad concreta de un ente cualquiera: en el léxico del existencialismo, por antonomasia, la existencia humana.