Med.

El acuerdo formal entre el psicoterapeuta y el paciente que recibe terapia de conducta en relación con las consecuencias de ciertas acciones para ambas partes.