Med.

La acción de adaptarse a una situación potencialmente tensa antes de que realmente haya que afrentar el problema.