Biol.

La adaptación que no entraña cambio substancial, sino únicamente el incremento o reducción de un órgano como consecuencia de su actividad vital o de su falta de actividad.