Biol.

La adaptación de alguna función sensorial, como, por ejemplo, la adaptación a la oscuridad cuando no se aprecia al principio el objeto en la luz tenue y se vuelve visible gradualmente. La adaptación sensorial es un declive de la transmisión de un impulso sensorial cuando se estimula continuamente un receptor con una fuerza de estímulo constante.