La adherencia del pericardio al músculo cardíaco; limita en ocasiones su acción. Este trastorno puede se general o localizado y puede afectar a la adherencia entre las dos capas del pericardio, pericarditis adherente interna, o a un estrato y los tejidos adyacentes, pericarditis adherente externa.