Del lat. adeps, adĭpis, m. Anat.

Grasiento, cargado o lleno de grasa (adiposo). En histología, se dice de la célula que contiene una gota oleosa brillante compuesta casi enteramente de grasa (célula del tejido adiposo). La gota ocupa la mayor parte del volumen de la célula, y comprime y desplaza hacia un lado otro componente como el núcleo. El adipocito maduro se halla entre la célula más grande del cuerpo. Aunque puede aumentar de tamaño captando más grasa o constreñirse si la pierde, está completamente especializado para almacenar grasa y posee la capacidad restringida de dividirse. El número de adipocito en un adulto no suele cambiar, excepto cuando un elevado porcentaje de las células están completamente llenas de grasa. No obstante, una dieta apropiada y un programa de ejercicio puede reducir con eficacia el tamaño del adipocito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.