Se aplica a los aditivos alimentarios debidos al empleo de pesticidas, herbicidas o productos químicos relacionados con el procesado de los alimentos.