Del gr. ἀερο- y δύναμις, m. Fís. Ingen.

El cuerpo moldeado de modo que genere elevación a medida que un líquido fluye sobre él. En ingeniería, se aplica a la aeronave propulsada por una fuerza motriz propia, especialmente, aquella cuya superficie de sustentación se mueve con independencia de la propulsión, como el helicóptero y autogiro: un aerodino típico es el ala de un aeroplano, aunque un proyectil (por ejemplo, una jabalina) también comparte esta propiedad.