La humedad que naturalmente tienen las piedras al ser arrancadas de la cantera.