Se aplica al agua que se enfría con nieve, y más comúnmente, agua con hielo. En geología, las aguas que procede del deshielo.