Teol.

El agua con que se rociaba la víctima y otras cosas en el sacrificio gentílico.