Quím.

El agua que queda tras la cristalización de una solución salina.