m. Fís.

Fluido rico en oxigeno que se obtiene por compresiones y expansiones sucesivas del aire hasta que este se licua.