Perteneciente o relativo al juego de azar. Dependiente de algún suceso fortuito; que no sigue un orden predispuesto; es decir, como si responde o depende del azar o de la suerte. En música, se aplica al estilo de música que se compone deliberadamente según el azar y no según regla compositiva; se aplica especialmente a la música vanguardista surgida en el s. XX e impulsada por Charles Ives, Henry Cowell y John Cage.