Med.

La pérdida de pelo que se produce por lo habitual en un lugar tras una enfermedad o lesión del sistema nervioso.