Del lat. alveŏlus, dim. de alvĕus, m. Biol. Bot.

El hueco de cualquier concavidad; celdilla, cavidad, hueco, etc. En biología, el fino saco aéreo en el pulmón de mamíferos y reptiles, al final de casa bronquiolo (alvéolos); está tapizado por una delgada membrana húmeda muy vascularizada, y es el lugar de intercambio del gas respiratorio (dióxido de carbono y oxígeno). Se aplica a cada cavidad en que están engastados los dientes en la mandíbula de los vertebrados; pequeña depresión en los maxilares en la que el diente asienta, y queda sujeto por una membrana periodontal. Se aplica a cada casilla hexagonal de las que forman las abejas y otros insectos en el panal (celda o celdilla). En botánica, hoyito, por lo general diminuto, de una superficie, principalmente del receptáculo de las compuestas y del episperma de muchas semilla. El peritecio de los hongos esferiáceos, en el léxico de Jussieu. En palinografía, la amplia depresión que se forma en la exina del grano lofado o grano reticulado; el alvéolo no tiene nunca el carácter de poro germinal o surco germinal, pero éstos pueden hallarse en un alvéolo (Wodehouse, 1935).