La enfermedad congénita desencadenada por incompatibilidad de un sistema de grupo sanguíneo entre la madre y su hijo.