La técnica anestésica más antigua y más sencilla, donde un anestésico líquido volátil, como el éter, cae gota a gota sobre una tela porosa o máscara colocada sobre la cara del paciente; es complicado controlar la profundidad de la anestesia y la contaminación de la SO: la técnica ya no se utiliza en Estados Unidos.