Del neol. lat. amphisarca, f. Bot.

En sentir de Desvaux, define así este fruto: «fruto plurilocular, polispermo, indehiscente, duro en la parte externa y carnoso interiormente». Dícese de los frutos del baobab y del calabacero o tutumo (Adansonia y Crescentia). Se trata pues de frutos sincárpicos procedentes de ovarios súperos, con los carpelos cerrados, de exocarpo duro, leñoso, y lo restante del fruto carnoso y con semillas numerosas. Compara pepónida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.