Del neol. lat. amphisarca, f. Bot.

En sentir de Desvaux, define así este fruto: «fruto plurilocular, polispermo, indehiscente, duro en la parte externa y carnoso interiormente». Dícese de los frutos del baobab y del calabacero o tutumo (Adansonia y Crescentia). Se trata pues de frutos sincárpicos procedentes de ovarios súperos, con los carpelos cerrados, de exocarpo duro, leñoso, y lo restante del fruto carnoso y con semillas numerosas. Compara pepónida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.