Se aplica a cualquier grupo de antibióticos, incluidas las cefalosporinas y las penicilinas, cuya estructura química contiene un anillo betalactámico.