De forma parecida a la del hombre (antropoide). En zoología, se aplica al primate que tiene algunos caracteres que lo hacen parecido a un homínido, como la ausencia de cola, el desarrollo craneal o la capacidad de adoptar una posición más o menos erguida; por ejemplo, el chimpancé, el gorila, el orangután, etc. En botánica, se aplica a cierta planta o a determinado órgano de la misma en el que se ve alguna semejanza con el cuerpo humano, tal la raíz de la mandrágora, el labelo de la Aceras anthropophora, etc.