De an- y el gr. οὐρά, m. pl. Zool.

Orden de vertebrados anfibios desprovistos de cola en el estado adulto, como la rana y el sapo. Tienen la cabeza unida al cuerpo sin solución de continuidad; las patas anteriores tienen cuatro dedos libres y las posteriores, mucho más largas y musculosas debido a la adaptación al salto, disponen de cinco dedos unidos por una membrana. La piel es lisa y muy permeable, de manera que actúa de aparato respiratorio complementario de los pulmones. Tienen la columna vertebral más corta que el resto de los vertebrados y el esqueleto es óseo y cartilaginoso. La fecundación es externa y los huevos son depositados en el agua, donde al cabo de un tiempo aparecen las larvas, o renacuajos, con cola y branquias externas, que posteriormente se hacen internas; progresivamente, van perdiendo la cola y aparecen las patas, hasta alcanzar el estado adulto.