Se aplica a los órganos urinarios y genitales y las estructuras asociadas que se desarrollan en el feto para formar los riñones, los uréteres, la vejiga, la uretra y las estructuras genitales en los hombres y en las mujeres.