Flora Vascular de Andalucía Occidental: (Apiaceae) Hierbas anuales, bienales o perennes, rara vez arbustos. Hojas alternas, frecuentemente envainantes,generalmente sin estípulas; las basales de enteras a varias veces pinnatisectas; las caulinares generalmente menos divididas, frecuentemente ausentes o reducidas a la vaina. Inflorescencia en umbetas terminales, axilares u opuestas a las hojas, largamente pedunculadas o sentadas, simples o más frecuentemente compuestas por umbelas de segundo orden, frecuentemente con un involucro de brácteas en la base de los radios primarios y un involucro de bracteolas en la base de radios secundarios. Flores pentámeras, hermafroditas o unisexuales. Sépalos frecuentemente poco desarrollados o ausentes. Pétalos con el ápice generalmente inflexo,a veces los externos más largos que los internos. Ovario ínfero, con (1-)2 carpelos en contacto con el eje central (carpóforo)y (1-)2 estilos frecuentemente con base ensanchada (estilopodio). Fruto esquizocarpo, dividiéndose en la maduración en 2 mericarpos monospermos. Mericarpos con 5 costillas primarias (3dorsales y 2 marginales)y a veces con 4 costillas secundarias (2 dorsales y 2 laterales) alternando con las primarias, prolongadas en alas o espinas, y con canales secretores (vitas) en las valéculas comprendidas entre cada par de costillas primarias o bajo las costillas secundarias y en la cara comisural, raramente más numerosas y dispuestas irregularmente. Endospermo plano (ortospermo) o cóncavo (campilospermo).

 

Flora Iberica: Hierbas anuales, bienales o perennes, en ocasiones sufrútices o incluso arbustos; con frecuencia aromáticas, hermafroditas, andromonoicas o rara vez dioicas. Tallos a menudo fistulosos y frecuentemente asurcados o recorridos por costillas. Hojas alternas, más raramente opuestas o todas basales, simples, casi siempre con el limbo muy dividido –de 1 a varias veces pinnatisecto o ternatisecto, rara vez palmatisecto– pero en alguna ocasión indivisas, a menudo envainadoras en la base y con la vaina bien desarrollada, salvo excepción sin estípulas. Inflorescencias en umbela simple o compuesta –en la que los radios principales rematan en una umbela de segundo orden (umbélula)–, en algún caso capituliformes –con flores ± sentadas– o incluso ± reducidas o cimosas. Brácteas en la base de los radios de las umbelas –de primer orden–, a modo de involucro, en número variable, que a veces faltan o son caedizas. Bractéolas en la base de los radios de las umbélulas, a modo de involucelo, en número variable aunque, en menor medida que las brácteas, también pueden faltar. Flores actinomorfas –excepto en umbélulas o umbelas radiadas–, hermafroditas o a veces con flores funcionalmente masculinas que a menudo se reúnen en umbelas laterales, rara vez unisexuales masculinas y femeninas en pies de planta diferentes. Cáliz constituido por 5 pequeños dientes o, menos frecuentemente, por sépalos ± aparentes, por lo general persistentes, en ocasiones falta por completo. Corola formada por 5 pétalos, de ápice muy a menudo incurvado y en apariencia emarginados, homogéneos o los externos de las flores marginales de la umbélula o umbela mayores que el resto (umbélulas o umbelas radiadas), blancos, amarillos, de un verde amarillento, rosa pálido o ± purpúreos. Androceo formado por 5 estambres, con filamentos netos y anteras basifijas o dorsifijas. Ovario ínfero, bicarpelar, bilocular, con un primordio seminal único, anátropo y péndulo en cada lóculo. Estilos 2, persistentes, ± hinchados en la base donde forman una estructura (estilopodio) que confluye con el disco nectarífero. Frutos en diaquenio, constituidos por 2 mericarpos unidos por una de sus caras –la comisural–, que de ordinario se separan al madurar y dejan ver el carpóforo –bífido o entero– que los sustenta, comprimidos dorsalmente (en paralelo a la comisura), lateralmente (perpendicularmente a la comisura) o no comprimidos; mericarpos recorridos longitudinalmente por 5 costillas primarias –una dorsal, 2 laterales y 2 marginales (comisurales), las últimas dispuestas en la cara comisural o en su borde junto al carpóforo, a veces aladas–, que alternan con 4 espacios intercostales o valéculas, los cuales pueden estar recorridos por costillas secundarias, que a menudo son aladas o presentan espinas; vitas –vesículas secretoras que aparecen en el pericarpo a la altura de las valéculas y la comisura– en número variable; los frutos pueden ser además ortospermos –con endosperma plano o convexo en la cara comisural–, celospermos –con endosperma de forma navicular, esto es, cóncavo tanto en corte trasversal como longitudinal– o campilospermos –endosperma con un surco longitudinal pronunciado y que puede llegar a ser involuto.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.