Del gr. καρπός, y apo-, adj. Bot.

Dícese de la flor, del gineceo, del fruto, etc., que tiene los carpelos separados, independientes, formando cada uno un ovario aparte, como ocurre en los ranúnculos, las clemátides, las fresas, etc. Se le opone sincárpico; ver paracárpico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.