La ausencia o defecto de los movimientos oculares horizontales, de forma que cuando el paciente intenta mirar a un objeto hacia un lado debe girar la cabeza para poner los ojos en línea con el objeto, observándose además nistagmos; la causa es probablemente una lesión cerebral (David Glendenning Cogan, oftalmólogo americano, 1908-1993).