Med.

El proceso de enseñar a un niño cómo adaptarse a las demandas del mundo exterior formándolo en ciertos hábitos, fundamentalmente en los relacionados con la alimentación, el sueño, las eliminaciones corporales y el vestido.