Del neol. lat. achaenium, der. del gr. ἀ, priv., y χαίνειν, m. Bot.

En general, fruto indehiscente, seco y monospermo, con el pericarpo independiente de la semilla, es decir, no soldado con ella. Término establecido por Richard en su Analyse d. fruit, 1808, para los frutos confundidos antiguamente con las semillas. Según la definición; son las bellotas, avellanas, y los frutos de las clemátides y de los ranúnculos, umbelíferas, labiadas, compuestas, etc. Para Beck, es todo fruto policárpico de pericarpo seco; los procedentes de un ovario monocarpelar, en sentir de Beck, son nueces o núculas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.