Del lat. ardēre, intr. Med. Psicol. Agr.

Estar encendido; estar en combustión. En medicina, causar una parte del cuerpo una sensación de calor: experimentar ardor. En psicología, estar muy agitado por una pasión o un movimiento del ánimo: en amor, odio, ira. En agricultura, experimentar el estiércol la fermentación. También, echarse a perder una plantación a causa de la fermentación.