De or. inc. m. Teol. Geol.

En sentido prístino, la prenda de abrigo de paño burdo que los religiosos de Santo Domingo solían ponerse sobre el hábito. En geología, el alud de tierra y piedras que se desliza por la ladera de un monte.