Del gr. ἀρχαιολογία, f. Arq.

Ciencia que estudia la civilización antigua a partir del objeto y monumento no literario (templo, fortificación, tumba, vaso, etc.) que han llegado hasta nosotros y que no son, necesariamente, obra de arte. Nace en el Renacimiento como consecuencia de la revalorización de la época clásica, y experimenta un gran desarrollo en el s. XIX a raíz de la expedición a Egipto y Grecia. Constituye un valioso auxiliar de la historia y abarca, a su vez, otra disciplina importante: cerámica, paleografía, diplomática, heráldica, numismática.