Del lat. articulatĭo, -ōnis, f. Biol. Anat. Fon. Bot.

Acción y efecto de articular. Unión móvil de dos partes o piezas de una máquina o instrumento, y también de dos partes rígidas del cuerpo de un animal. En biología, dícese de la relación entre dos huesos, habitualmente por medio de un sistema articular. Se clasifican en tres tipos, según el grado de movimiento que permiten; articulación inmóvil: por ejemplo, la sutura entre los huesos del cráneo; articulación poco móvil: por ejemplo, la sínfisis entre las vértebras de la columna vertebral; y articulación de movimiento libre o articulación sinovial: la que tiene lugar en los huesos de las extremidades. En anatomía, las articulaciones son estructuras anatómicas que constituyen una unidad funcional biológica y biomecánica. Se compone de las extremidades de los huesos articulares revestidas por cartílago (cartílago articular), una lámina de hueso directamente debajo del cartílago (lámina subcondral), una cápsula fibrosa con ligamento y la cápsula articular y el músculo o los músculos asociados. Las distintas partes de una articulación son funcionalmente interdependiente; los daños en una parte suelen afectar a las otras: anfiartrosis; enartrosis; condilartrosis; trocleartrosis; sinartrosis; sindesmosis; diartrosis; articulación trocoide; etc. En fonética, dícese del conjunto de movimiento del órgano del habla y posición que ocupan los mismos en el acto de emitir una cadena de fonema. En botánica, dícese de la conyuntura (conjuntura o unión) de dos segmentos superpuestos de un órgano. Dícese del nudo (o entrenudo) a manera de soldadura en algunas partes de ciertas plantas.

Aprende otras palabras

1 comentario en “articulación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.