Del lat. ascomycetes, m. pl. Bot.

Segunda clase de los hongos, con micelio pluricelular, membrana con quitina, células uninucleadas o plurinucleadas. Las esporas nacen en esporangios llamados ascos (ascus, asci). El primordio del asco es binucleado; seguidamente se unen los núcleos, y por libre formación celular aparecen 4, 8 (número típico), 16, 32 y, en general, 2n ascósporas, que permanecen unicelulares o raramente se dividen o se hacen pluricelulares dentro del asco. Estos ascos pocas veces se presentan aislados; por el contrario, suelen reunirse en ascocarpo altamente diferenciado. Una vez formada la ascóspora, permanece una parte del plasma sobrante dentro del asco (epiplasma). En relativamente pocos casos se han observado actos preliminares que deben considerarse sexuales, si bien hace falta un conocimiento más profundo para utilizar este carácter como fundamento de la clasificación en la serie de los euascales. En los numerosos casos observados, el ascogonio se comporta de diversa manera dando directamente el primordio del asco o, por el contrario, originando ramificaciones terminadas en ascos (hifa ascógena). Este grupo comprende dos series: I. Euascales con 10 órdenes: perisporiales, plectascales, miriangiales, facidiales, protocaliciales, histeriales, pezizales (discales), helvelales, tuberales, hipocreales, pirenomicetales (que pueden desmembrarse en dotideales y esferiaceales) y protodiscales. Además, hay un grupo de ascomicetes que sugiere la duda de si deben considerarse como formas primitivas o degeneradas, y son los protaascales y sacaromicetales. II. Laboulbeniales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.