La asfixia caracterizada por la coloración cianótica de la piel, debida a la presencia de dióxido de carbono en la sangre.