Biol.

La incorporación de nuevo material a la estructura interna de un organismo.